Aullando en la oscuridad

Llegó el otoño y llegó Octubre, pero no se esperan nieves y reeditamos los tórridos días de Julio y Agosto mientras los más peques pensarán que qué hacen ellos encerrados en las diminutas aulas de sus colegios estando la playa disponible con mejor tiempo que nunca. Eso los peques... por que los adultos eso de pensar se ve que lo dejaron con el chupete y siguen a su ritmo aunque lo que hagan cada día no tenga pies ni cabeza y el mundo se esté desmoronando a su alrededor.

Pero como quiera que los humanos no se enteran de que el clima está cambiando y que a este paso el Sahara va a llegar hasta Despeñaperros, los del Candor también han comenzado su temporada como si no pasara nada y fueran un Club más al que nadie discrimina y con los mismos derechos y condiciones que el resto en este nuestro amado municipio de Mijas, donde nos gobiernan los mismos de antes porque aunque hayan cambiado algunas caras parece que lo que no ha cambiado es la firmeza de las mismas.

Y aquí que me da por asomar el hocico por el Campo Anexo y veo que por un día han estado encendidos todos los focos de la instalación, aunque ya se han vuelto a fundir varios, con lo cual volveremos a tener una cuarta parte de almenaras apagadas que es más o menos lo habitual en el Anexo desde que Sauron dormía en Dol Guldur.

Pero es que además les ha dado por incorporar nuevos entrenadores que se ve que no se han enterado que aquí van a cobrar menos que el zapatero de Bilbo y que van a tener que superar día a día las dificultades que no encontrarían en (casi) ningún equipo de los contornos.

Así que tenemos de vuelta a clásicos como Álvaro, Jonatan y Javi que dirigen equipos femeninos (alguno de nueva creación) y hasta los que se atreven a intentar enseñarles algo nuevo a nuestros veteranos como Jose y Paco. ¿Y qué os digo de Patricia y Susana con bebés y veteranas? Nada... porque no hay palabras en castellano o en lengua ent para describir esto...

De los que acabaron la temporada pasada siguen casi todos... menos Guilleti al que se le acabó el "permiso"... hasta que venga otra emergencia... supongo... Así que los antiguos tampoco parecen haberse enterado de que el peso del Club va a recaer sobre sus hombros y sobre su trabajo y que lejos de esperar agradecimientos les llegarán dificultades y quejas a mansalva...
¿Y qué me decís del Concilio Blanco (y verde)? Retirado el mago blanco (al que ya nadie le hacía mucho caso, dígase de paso...) llegan más incorporaciones, ajenas todas ellas a la realidad de que lo que está previsto es que el agua nos suba centímetro a centímetro hasta que acabe por apagar la llama de este pequeño Club, por más que ellos (y ellas) se empeñen en lo contrario y a pesar de que pronto hará veintinueve años que esta permanece encendida. 

Y así que viéndolos entrenar con más equipos que nunca... con más ilusión que nunca... con más jugadores y jugadoras que nunca... no sé si admirarlos... o decirles...

¡¡CORRED INSENSATOS!!